La Revolución de la Crispeta

Finalmente pude arrancar a escribir este año. Fue un comienzo lento, lo acepto, pero prometo mejorar. Parezco político excusándome y prometiendo, debe ser porque es año electoral. En fin… Hoy escribiré sobre películas.

La ceremonia de entrega de los premios Óscar, que se realiza anualmente en el mes de febrero, me ha servido en los últimos años como excusa perfecta para dedicar un par de semanas a ver las películas catalogadas por los “científicos” de la Academia como las mejores producciones del año anterior. Algunas las encuentro divertidas, otras no tanto, y otras ni siquiera logro entender. Aunque no he logrado ver todas las películas nominadas para este año, a juzgar por las que he visto, no hay ninguna que me haya parecido extraordinaria. Sin embargo, no todo es malo.

A continuación les comparto mi opinión sobre algunas de las películas nominadas, que he tenido la oportunidad de ver. La opinión, aclaro, está exenta de conocimientos científicos y reflexiones profundas, se trata del punto de vista de alguien que va a cine a divertirse un rato y por supuesto a comer crispeta.

Quiero arrancar por American Sniper (2014), del director Clint Eastwood. Les confieso que esta película por alguna razón me genera cierto escozor que no he podido explicar hasta ahora, pero trataré de dar una opinión más o menos objetiva, aunque estoy seguro que es imposible. Bueno, la película tiene 6 nominaciones de la Academia, de las cuales no se merece al menos 3. No se merece la nominación a mejor película, ni a  la mejor actuación masculina ni tampoco al mejor guion adaptado. Pero… ¿qué sabemos nosotros, los ciudadanos del común, de películas? Los científicos están de acuerdo en que se trata de una súper producción. Si esta película hubiera sido estrenada en los años 50´s o 60´s podría jurar sin temor a equivocarme que se trataba de una producción financiada por la CIA. Tal vez se trate simplemente de un gesto de amistad y respeto de los miembros de la Academia con el octogenario Clint Eastwood. Allá también funcionan las palancas, y más si es camuflada.

Sé que prometí dar una opinión objetiva, lo siento. Otra promesa incumplida.

Ahí voy de nuevo…

American Sniper cuenta la historia de un francotirador de las fuerzas especiales (SEAL) estadounidenses que en el medio militar es reconocido como una leyenda, por su “eficacia” (en un sentido platónico de la palabra) al matar “enemigos”. Chris Kyle, interpretado por Bradley Cooper, atraviesa un debate interno al considerarse a sí mismo, por un lado, pieza imprescindible para la victoria americana de la guerra, y por el otro, incapaz de encajar en su rol de esposo y padre fuera del campo de batalla. Si me tocara describir en una sola palabra esta película, la palabra “floja” le haría justicia. Una trama trasnochada, americanizada, manejada pobremente y por ratos aburridora. Está lejos de ser una buena película, y mucho menos de merecerse una nominación como mejor película del año. La Academia le hizo un favor a Cooper, también, al nominarlo como mejor actor del año; su actuación fue igual de buena a la que hizo en The Hangover (2009).

Lo único rescatable de la película es Sienna Miller, y me da pena pero acá sí rompo deliberadamente las barreras de la objetividad y cualquier promesa. Cómo hago para ver a Sienna Miller y no recordar el papel de Nikki que hizo en Alfie (2004), simplemente no puedo. Ella es lo único rescatable de American Sniper; si van a cine a verla, aprovechen a Sienna, que además hace un buen papel.

Sigo con Boyhood (2014), nominada a 6 premios de la Academia. Esta película narra la historia de una familia americana a lo largo de 13 años, durante los cuales enfrentan situaciones con fuertes cargas emocionales, tales como divorcios, matrimonios, niñez, adolescencia, entre otros. Hasta aquí, nada raro. Lo curioso de la película es que la misma fue grabada durante 13 años de manera intermitente, lo cual permite a quien la ve ser testigo silente del crecimiento físico de los actores, quienes envejecen ante sus ojos. Acá puede uno percibir la huella de su director y guionista Richard Stuart, quien ya en el pasado había hecho, con éxito, experimentos semejantes. La historia es narrada a través de los ojos de Mason, el hijo varón de la familia, quien al inicio del rodaje tenía 5 años, y quien a lo largo de la historia va tomando más fuerza y energía convirtiéndose finalmente en el eje de la trama.

No fui a cine a verme esta película; la vi por error durante un vuelo, lo cual me da –digamos- cierta objetividad “adicional”. Me pareció interesante y bien dirigida, aunque por ratos lenta y aburridora. Si bien me vi la película completa, debo confesar que me dormí en algunas partes, lo cual me obligó a retrocederla en un par de ocasiones.

La película tiene buenas actuaciones. Son mejores las actuaciones que la trama. De hecho, si hubiera un premio por la escogencia del casting creo que esta película se lo ganaría. Todos los actores estuvieron muy bien escogidos. Ethan Hawke y Patricia Arquette, ambos, realizaron muy buen trabajo, y ambos están nominados por sus actuaciones. La pinta natural de rock stars olvidados de ambos actores, Hawke y Arquette, compaginó muy bien con el papel que estaban interpretando. Me disfruté mucho la actuación de Ethan Hawke, quien logró armonizar la constancia de la personalidad del personaje, con los cambios que durante trece años se van introduciendo en la misma a causa de las experiencias personales. No es mi película favorita, pero sí se merece las nominaciones que tiene.

The Theory of Everything (2014), nominada a 5 premios Óscar. Tenía todas mis esperanzas en esta película, y… ya les cuento. La película cuenta la historia de la relación entre Stephen Hawking y su esposa, Jane Hawking, interpretados por Eddie Redmayne y Felicity Jones, respectivamente. Mis expectativas eran bastante altas ya que soy un profundo admirador de Stephen Hawking, he leídos sus libros y por supuesto vi su documental sobre el breve espacio del tiempo. Para los que no tienen claro quién es Stephen Hawking, es un científico (este sí de verdad verdad) obsesionado con explicar el inicio y fin del universo. Lo especial de Hawking, entre muchas más cosas, es que ha logrado salir adelante (más adelante que todos nosotros) desde el punto de vista personal y profesional a pesar de que padece la enfermedad por la cual hace unos meses todo el mundo se bañaba en agua helada, llamada esclerosis lateral amiotrófica. Esta enfermedad lo tiene completamente paralizado. Solo puede mover levemente una de sus mejillas, lo cual le sirve para comunicarse (y escribir libros) a través de una máquina especial de la cual brota una voz robótica con acento americano que simula ser su voz. Me interesaba e intrigaba mucho ver cómo una película de dos horas contaría la historia de este personaje, cuya vida y obra dan para escribir una enciclopedia con tomos infinitos, como el universo.

En fin, fui a cine con mis expectativas altas, por supuesto, y salí de cine derrotado, por supuesto. Algo que sabía de antemano pero no quería aceptar. Como era previsible, el experimento fracasó. Una sola película no podía hacerle justicia a Hawkings. Sin embargo, derrotado como estaba decidí ir a tomar una cerveza con una amiga italiana, quien sí sabe de cine. Ella me explicó que el problema no era la película sino yo, lo cual hacía sentido. Me explicó que, en efecto, una película jamás podrá hacerle justicia a Hawking. Por esa razón The Theory of Everything no es una película sobre Hawking, sino sobre su esposa Jane, casi olvidada, y de su vida al lado del profesor Hawking (de hecho ella es una de las guionistas). Así suene simple, esta explicación cambió completamente mi opinión sobre la película. Sentí lo mismo que se siente cuando uno está mirando un cuadro en el cual su autor juega con los colores de tal forma que de un momento a otro, por un efecto óptico, uno empieza a ver figuras y colores que a primera vista no ve. Bueno así. Vista así, la película es muy buena y recomendada.

Debo hacer una mención especial sobre Eddie Redmayne, el actor que interpretó a Stephen Hawking, quien se jaló un papelazo y quien, por supuesto, está nominado como mejor actor principal masculino. Todavía no me decidido si es mi favorito para ganar el Óscar este año, pero si se lo gana (que tiene muchas posibilidades) sería un premio merecido. Creo que Hawking se emocionaría mucho.

Quiero terminar con Interstellar (2014), la cual está nominada a 5 premios Óscar, pero debió estar nominada a más. Las tres nominaciones que le regalaron a American Sniper (ver arriba) se las quitaron a Interstellar, con la aclaración adicional que Christopher Nolan, su director, debió estar nominado. Pero, oh sorpresa, no estuvo. Por alguna razón los científicos de la Academia se han negado sistemáticamente aceptar a Nolan como un director digno de una nominación, y por qué no, de un premio. Interstellar ofrece una visión apocalíptica del planeta tierra, según cual, la vida humana no es sostenible por mucho tiempo. Esta situación obliga a la NASA a explorar, utilizando agujeros negros, nuevos planetas en el universo con las condiciones propicias para albergar a la raza humana. El protagonista, Cooper, es interpretado por Matthew McConaughey, quien realiza un muy buen papel, por el cual no fue nominado. En honor a la verdad, creo que si fuera mi decisión tampoco lo hubiera nominado a pesar de la buena actuación que realizó. Debe ser porque todavía tengo el recuerdo del papelazo que se jaló el año antepasado en Dallas Buyers Club (2013) por el cual se ganó el Óscar a mejor actor principal.

Esta película es, hasta el momento, mi favorita, y considero que las nominaciones que tiene (en su mayoría técnicas) no le hacen justicia. Desde que inició la película estuve totalmente conectado y cautivado; la película es innovadora, tentadora y muy entretenida. Al final del día, a eso va uno a cine, o ¿no? Temas científicamente complejos los presenta de manera simple, como si se tratara de una amena explicación de Hawking. Se siente uno caminando a través del laberinto mental creado por Nolan (el mismo director de Inception 2010), en el cual uno va encontrando poco a poco la salida, la cual tiene una luz que se va haciendo más fuerte en la medida en que uno se va acercando. Si deciden verla, traten de ir a cine, pues los efectos especiales son excelentes. Los científicos de la Academia están de acuerdo con esto, y de hecho la nominaron por sus efectos visuales y sonoros. Para las (o los) que le guste las películas “rosa”, Interstellar podría gustarles ya que tiene también su toque amoroso. Muy recomendada.

Bueno, si por alguna razón van a cine a ver algunas de éstas películas traten de comprarse su bolsa grande de crispeta. Puede que no les guste la película, o no estar de acuerdo con mis comentarios, pero al menos comieron crispeta, y con la crispeta uno siempre va a la fija. Lo prometo.

Les comparto los enlaces de los tráilers de las películas mencionadas:

https://m.youtube.com/watch?v=7_M1lbjlv-o 
https://m.youtube.com/watch?v=fPCzKI8W5P8
https://m.youtube.com/watch?v=pOsMMutM8C0
https://m.youtube.com/watch?v=hhCtMhk8eHo

Anuncios

2 comments

  1. Siempre es agradable encontrar una buena critica de las peliculas asi sea que no se comparta lo dicho. Cuando lei por primera vez tu articulo, te escribi que te faltaba mucha tela por cortar y es que no has visto las grandes favoritas y otras que son muy buenas y que no ganaran por no ser estilo Oscars. Interstellar es un ejemplo de no ser estilo Oscars pero es muy buena (increible que matthew mcconaughey no este en la baraja).
    Mi favorita es Whiplash, buena musica, la duracion es exacta y actuaciones de lujo (no es tipo Oscar y no ganara), pero es exquisita, para repetirla.. su director tiene 30 años (que viejos estamos) y su primera pelicula, ademas solo tuvo 3.3 MM de presupuesto.
    The Imitation Game excelente, recomendada.. se peleara el Mejor actor Cumberbatch con Redmayne. Cruel y desgarradora historia de la vida real. Whiplash y The Imitation Game merecen verlas con Champagne.
    Las demas hay que verlas, Birdman y Boyhood son grandes opcionadas y cumplen con el perfil pero son peliculas que solo te verias una vez. aplausos a la creatividad de los directores.
    De American Sniper puedo decir que Clint Eastwood fallo porque tenia todos los ingredientes para hacer una pelicula memorable y no fue asi (es buena 7.5/10).

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por los comentarios! No me he visto Whiplash, pero prometo verla esta semana y compartirte mi opinión. Hasta el momento Birdman ha sido mi favorita. Hay muchas otras películas de las nominadas que me encantaría compartir mi opinión y abrir el espacio para intercambiar comentarios.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s